La energía mejor usada es la que no se gasta. Ahorrar energía, conservar el calor dentro de la casa, es lo más importante en las fechas en que empiezan las heladas nocturnas. Revisar y aislar todas las  ventanas y puertas, comprobar que no tienen corrientes de aire, que los cristales no están sueltos, es vital para conservar la temperatura ideal en el hogar.

Handyman

Localizar ante el inminente frío, los puntos por donde se escapa el calor y entra ese cuchillo frío, es primordial para el ahorro y para la comodidad. Puertas, ventanas y persianas tienen que ser revisadas y retocadas. Comprueba qué rendijas existen, las ventanas correderas son menos estancas que las batientes. Lo más usual es utilizar cinta de goma adherente, esta cinta tiene un colchón que queda oprimido al cerrar la ventana, cortando la posibilidad de paso de aire. Es casi hermético y se conserva muy bien.

Los materiales más resistentes son la silicona y el vinilo. Cuando las ventanas son de madera, lo aconsejable es lijar un poco las maderas antes de aplicar cualquier cosa, como la cinta adherente. Para lugares que no se van a abrir, la silicona es prefecta y muy fácil de aplicar.

Algo que no solemos hacer es revisar que los cristales de las ventanas no estén sueltos, con el tiempo la masilla que los sujeta a la madera se va cuarteando y despegando, con lo que el cristal puede tener una ligera holgura, con simples milímetros el aire puede entrar y hacer que cada vez la rendija sea mayor.

En el caso en que las ventanas sean de PVC o metal, hay que revisar las gomas que cierran uniendo el marco con la ventana, con el tiempo y el agua se  desgastan y se pican. Una de las soluciones es instalar burletes, son de plástico se pueden pegar o clavar si es madera, con pequeños clavos. Existe un burlete, el más utilizado que es una goma espuma autoadhesiva, son royos con un papel protector, muy fáciles de instalar, sólo hay que pegarlo en el marco y la ventana cerrará perfectamente.

78690-100dg

Las siliconas son recomendables para detalles o roturas, son muy sencillas de usar y sellan de forma segura. Esto es bricolaje, una manera de arreglar tu casa, sin incurrir en grandes gastos, divertido,  fácil y seguro. Convertirse en un manitas no es nada difícil, sólo es cuestión de ponerse. Suerte!